Archivo de la etiqueta: superpoblación

Envidia y Odio Hacia Gente Más Inteligente II

La gente más inteligente, con más moral y más sentimiento de unificación y protección hacia su etnia triunfábamos fácilmente cuando no existe superpoblación, sobre todo en tribus, poblados y pueblos pequeños aislados o no globalizados (la globalización esclaviza a los pueblos económicamente y soborna a los políticos autóctonos).

Ejemplo: Según los estudios nacen al menos un 10% de gente más inteligente que la media. En una tribu de 100 personas, 10 son más inteligentes. Cuando hablan todos les escuchan a la vez porque están muy cerca unos de otros. Entonces 10 creativos y más cultos dirigen y enseñan a los otros 90 y esos 90 comienzan a realizar tareas más eficientemente. De fomenta la unión entre la tribu y respeto y admiración hacia esos 10 cerebros, así como también el respeto y admiración entre todos por el trabajo que todos realizan y las mejoras que todos proponen y se ponen en práctica.

Cuando una tribu o poblado necesitaba de algún conocimiento o medicina natural que no tenían compartían conocimientos con tribus cercanas. Funcionaba muy bien. Siempre había algún erudito conocido por cada tribu o alguna tribu cercana.

Fecha actual: España, casi 47 millones de habitantes. Calculando el 10% de gente más inteligente que la media obtenemos 4,7 millones. Aunque el porcentaje de listos es el mismo, la cantidad de espacio que se necesita para diversificar a esta gigantesca cantidad de gente es también enorme, 504.645 km2 nada menos. Si dividimos 4.700.000 entre 504.645 obtenemos que existe en España una persona más inteligente que la media por cada 9,3km2. Si a eso le añadimos que existen en España una media de 93,5 habitante por km2, la posibilidad de detectar a una persona más inteligente que la media se torna mucho más difícil.

A esto hay que tener en cuenta que debido a la cultura occidental de hoy, completamente manipuladora, destructiva y esclavizante de la mente, incluso muchos de los más inteligentes ignoran que lo son. Pero lo más grave de todo es que la mayoría de la gente de su alrededor no se da cuenta que estas personas son más inteligentes, aunque los pocos que se dan cuenta la mayoría, en vez de acercarse a ellos para aprender algo, les atacan por envidia, por chulería, por complejo de inferiorida estúpido. Estas sociedades occidentales de hoy desprecian la inteligencia. A menudo algún erudito en un tema trata de compartir con los demás sus conocimientos en foros, blogs o redes sociales (por supuesto siempre discutibles y mejorables) y la gran masa borrega comienza a atacarles, ridiculizarles, insultarles. Eso provoca que muchos inteligentes y muchos expertos en algún tema renuncien a compartir sus conocimientos en la red porque consideran que no vale para nada porque no se sienten recompensados ni motivados por el desprecio, el insulto y la ridiculización gratuitos, provocando un retroceso antropológico-evolutivo espantoso. A semejante desgracia hay que añadirle el desprecio hacia los más inteligentes o hacia los más eruditos: “si estos no son ricos es que son tontos”.

La sociedad de hoy considera que los más listos son los que se hacen ricos. Aunque a veces es cierto, la mayoría de las veces no está sucediendo así. Si esto fuere así, la mayoría de asesinos, rateros y mafiosos de guante blanco del mundo se jactarían enviando a la prensa los resultados de sus exámenes de coeficiente intelectual para justificar este sistema explotador y corrupto. Sin embargo al no hacerlo queda claro que tienen como mucho la inteligencia de la media poblacional o menos.

La sociedad de hoy omite que los más inteligentes y más eruditos tuvieron desde los orígenes de las primeras civilizaciones una importancia vital para el BENEFICIO COMÚN y no el beneficio individual. Una persona más inteligente que la media o erudita en algún tema o varios temas necesitan la colaboración de los demás. Inteligencia y Conocimiento no funcionan por sí solos, excepto para pequeñas cosas.

La palabra de los más inteligentes y los eruditos en la cultura del “yo no soy tonto” cada vez vale menos cuando la superpoblación aumenta y es sustituida por la palabra de los políticos, banqueros, multinacionales y mafiosos variopintos.

Los medios de comunicación podrían cambiar el mundo si quisieran. En vez de hacer telebasura y hacer propaganda a los mafiosos, explotadores, manipuladores, psicópatas, ladrones y asesinos podrían publicitar a los más inteligentes, los más cultos, los eruditos, a la gente con buenas iniciativas, a los inventores, a los científicos, a los historiadores, a los académicos… Necesitamos recuperar las culturas perdidas de las tribus para recuperar la unión entre las personas y no como ahora, que cada uno va “a lo suyo” cuando en realidad ir a lo suyo es ir contra sí mismo y contra el futuro de sus propios hijos.

Hoy día se utiliza la tecnología mayoritariamente para hacer el mal (espiar, censurar, manipular, hacer lavados de cerebro, matar, enfermar, hacer negocios para unos pocos sin importar los demás…). A cambio se inunda el mercado de juguetitos electrónicos, la mayoría de dudaosa utilidad, para que veamos como buena y aceptemos toda esa misma tenología que se utiliza para esclavizarnos los unos a los otros sacando de nosotros lo más ancestral de nuestros instintos.

Las nuevas reglas sociales de hoy son: cuanto más ancestral, más inculto, más egoísta y más odies la cultura y la inteligencia, menos trabajas en equipo y más manipulable y débil eres. Por eso quienes através de comportamientos psicopáticos han conseguido poder y dinero saben que para mantener su estatus tienen que crear una tribu en su entorno que les ayude a protegerse y aplicar la Primera Ley de la Mafia: “Cuando robes procura que sea mucho porque necesitarás sobornar a tus amigos, jueces, fiscales, abogados, políticos, banqueros, empresarios, etc, para poder librarte de la cárcel.”

Para poder cambiar este sistema corrupto en el que nos hemos metido hay que recuperar la inteligencia y cultura perdida, no votar a partidos políticos puesto que éstos son sólo fábricas de psicópatas donde se filtran a las buenas personas, y cambiar nuestro entorno cercano organizando grupos de discusión y acción vecinales en las barriadas de autogobierno.

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Contenidos, Robando desde la política

Envidia y Odio Hacia Gente Más Inteligente

Charles Robert Darwin (1809 – 1882) dijo “No es el más fuerte de las especies el que sobrevive, tampoco es el más inteligente el que sobrevive. Es aquel que es más adaptable al cambio.” 

Por esa frase de Darwin muchos se siguen preguntando si convertirse en un ladrón criminal de guante blanco tales como políticos, banqueros, obispos, traficantes, mercenarios, funcionarios lacayos, explotadores varios, mediocres, oportunistas, rastreros, pelotas, traidores, sabandijas, choricétera, choricétera, se corresponden con el grupo social de psicópatas que encajan en el perfil de esa frase y sobrevivirán a la evolución…

Es curioso observar cómo cualquiera de los insectos desaprensivos de este grupo se sienten inteligentes y a menudo lo mencionan de forma directa o indirecta y se identifican con frases como: “No se puede ser tan radical. Hay que hacer las cosas con inteligencia” o “Hay que pensar las cosas con la cabeza no con el corazón”.

Sin embargo la gente verdaderamente inteligente de alto coeficiente intelectual se encuentra desperdigada entre la muchedumbre y ni ellos mismos saben que lo son o no quieren creer que lo son. Algunos entran en asociaciones especiales para superdotados donde encuentran a otra gente “más normal”. Sin embargo ninguno o casi ninguno tiene aspiraciones políticas, más bien son duramente críticos contra el sistema.

La gente realmente inteligente con alto CI tienen un fuerte sentimiento humanista. Parece existir una relación genética directa entre inteligencia y humanismo.

Los inteligentes que han pasado tests de inteligencia que les delata tienen que esconder ante los demás sus altas capacidades intelectuales para no ser odiados, despreciados o ser convertidos en bufones de fiesta. A nadie le importa un pepino tener delante a alguien con altas capacidades. Ni siquiera se les llama a los programas de televisión, a excepto a unos cuantos niños inteligentes. Los más inteligentes, al ser una minoría reducida, son considerados por los mediocres enemigos, competidores. En vez de aprender de ellos lo que hacen es mirarlos por encima del hombro. Los más inteligentes hablan poco y escuchan más. Los mediocres hablan mucho pero escuchan poco. Los inteligentes se sienten inferiores y tienen la autoestima baja o muy baja al sentirse cercados en un mundo de cavernícolas. Los mediocres tienen la autoestima muy alta, se creen más listos que nadie, se jactan, insultan, te pisan hablando, te interrumpen y no enseñan nada o muy poco. La mayoría de los mediocres piensa (si es que a eso se le puede llamar pensar) que quien no roba, no acepta sobornos, no se anticipa, no se cuela, no tiene amigos en el poder, no malversa, no estafa, no aprovecha las “buenas ocasiones”, es que es tonto.

Cuando un inteligente propone algo constructivo a menudo los mediocres se apresuran a hundirlo, a machacarlo, a humillarlo. Sin embargo los mediocres cuando tienen todo en contra suelen ser los más cobardes de todos, los que se refugian tras las trincheras, los que se pintan las manos de blanco disfrazándose de Ghandi o Dalai Lama excusando su cobardía alegando que son seres pacíficos no violentos. Es decir, que si hay que vestirse de soldado que lo hagan otros; ellos se conformarán con la carroña.

Casi nadie tiene el más mínimo interés en hablar con gente con cerebros genéticamente superiores. La media del coeficiente intelectual de occidente es de unos 100 puntos. Superdotado es aquel que supera los 130 puntos. Pero imaginemos a alguien que tiene 110 de CI. No es superdotado pero sí tiene lo que se llama “Brillantez” o “Gran Inteligencia”. Hablar con alguien que tiene 110 puntos de CI es lo mismo que hablar con un humano del futuro de dentro de 350.000 años!! Lo demuestro:

Australopitecus: La Eva mitocondrial, hace 3,5 millones de años.
Si 110 es un 10% más que 100, entonces el 10% de tiempo de 3,5 millones de años son 350.000 años.

Seguramente no tendremos que esperar a que la Humanidad evolucione 350.000 años para llegar a una media de 110 de CI ya que en los últimos 800.000 años el tamaño de nuestro cerebro casi se ha duplicado. La Naturaleza nos está haciendo un regalo maravilloso que no estamos aprovechando. ¿Pero cómo es posible que a nadie le importe un pepino un regalo de gente con más de 110 de CI? En vez de aprovecharlos los profesores de escuela a menudo los machacan y los maltratan, a veces por envidia de los propios profesores hacia ellos, otras veces por puro odio a la inteligencia, otras veces porque no saben qué hacer o no tienen la capacidad de detectar a este tipo de alumnos.

Sólo unos cuantos empresarios tienen la capacidad cognitiva de darse cuenta de algún empleado de altas capacidades y se apresuran a promocionarlos. No suele ocurrir pero cuando ocurre es porque el empresario también supera los 110 de CI. El resto hace lo posible por despedir al trabajador con exceso de inteligencia porque no quieren a nadie más listo que ellos en sus empresas, por pura competencia genética ancestral.

La mayoría de los superdotados intelectuales y muchos con más de 110 de CI se refugian en trabajos relacionados con la informática y telecomunicaciones ya que les permite trabajar desde casa o moverse de empresa en empresa fácilmente (trabajos autistas).

Un superdotado intelectual generalmente tiene una gran facilidad para el lenguaje complejo. Lo hacen de forma inconsciente. En cualquier conversación, con sólo tres frases ya se le quedan mirando y los demás se sienten inferiores, aunque no sepan que el orador es superdotado. Y si saben que lo es automáticamente lo atacan: “¡Claro, como eres superdotado tienes que tener siempre la razón por fuerza!”

En fin, los más inteligentes tienen que ponerse el disfraz de simio para pasar desapercibidos. Si hablan como un analfabeto, si tienen ego, si dicen frases cortas, si miran por encima del hombro, si tienen poca vergüenza, si echan humo a la cara de los demás, si son mangantes, si dicen que creen en dioses, si dicen que votan a un partido político, si roban en su comunidad de vecinos, pasan desapercibidos y son respetados. Incluso los mediocres creerían que son inteligentes por comportarse así. Si hacen lo contrario, viceversa.

Vivimos en un mundo gobernado por los mediocres más imbéciles que han sido promocionados para llegar arriba pasando por cientos de filtros corruptos en sus partidos políticos. Los inteligentes son gobernados por éstos. Es el mundo al revés. Los mediocres llaman a esto democracia, pero no lo es.

A menudo los mediocres utilizan frases de científicos, historiadores (que también son científicos) o filósofos para reforzar sus verdades. Pero qué curioso se les olvida siempre utilizar otras frases del mismo autor que complementan o contradicen las verdades que intentan demostrar. Por ejemplo a la mayoría de los mediocres con poder que se creen listos pasan por alto esta otra frase de Darwin: “Si la miseria del pobre es causada, no por las leyes de la naturaleza, sino por las instituciones, grande es nuestro pecado.” O esta otra: “Matar un error es tan buen servicio como, y algunas veces aún mejor que, el establecimiento de una nueva verdad o hecho.”

Antes de la llegada de las grandes ciudades la gente vivía en tribus de menos de 300-500 individuos. Solían nombrar a un jefe o un rey. Ese jefe o rey era nombrado porque poseía cualidades sobresalientes: un buen guerrero o una gran inteligencia. Si este rey se columpiaba su cuello estaba al alcance de cualquiera de la tribu por lo que se veía forzado a gobernar bien. Muchas de las normas o leyes de la tribu eran decididas por todos o al menos debatidas por todos en el peor de los casos. Hoy, las ciudades tienen más de 10.000 habitantes las más pequeñas, por lo que ya la democracia desaparece al no poder darse turnos de palabra a todos (al menos sin el uso de tecnología). Nadie tiene ahora el cuello de sus dictadores a mano ya que viven lejos en “sitios ajenos a la tribu” y protegidos por un ejército de mercenarios también ajenos a la tribu. Pero lo que es peor es que al existir tan elevado número de ciudadanos la cantidad de opiniones distintas por cualquier cosa producen desencuentros sociales e involución.

Prueba de lo que digo es que los países más desarrollados económica y socialmente suelen ser los más pequeños donde lo que opina cada ciudadano cuenta más porque son menos.

En resumen, una mayor inteligencia cognitiva e intelectual en una minoría pequeña de la población mundial es lo que tira del mundo, es el progreso. La Naturaleza evolutiva promociona cerebros más grandes, cada vez mayores, no cerebros más pequeños. Los cerebros pequeños pueden aportar mucho. Pero es antinatural que los cerebros grandes sean discriminados por los cerebros más pequeños.

Lo que creo que Darwin se refería con la frase con la que he comenzado este ensayo, es que los cerebros pequeños sobrevivirán si se adaptan al cambio evolutivo de una mayor inteligencia capaz de sobrevivir a los desastres naturales y la sobreexplotación de los recursos motivados por la superpoblación.

23 comentarios

Archivado bajo Contenidos, Robando desde la política

El 4% de la pirámide social: los mayores esclavos

PRIMERA PARTE

Me he llevado mucho tiempo a lo largo de mi vida haciendo preguntas a todo el que se me cruzaba intentando entender el comportamiento de la gente de este planeta. Siempre me he sentido muy diferente de la llamada “Masa Borrega”.  Lo siento, pero no pienso pedir disculpas por ello.

Al principio, cuando tuve menos de 10 años creí que el mundo estaba dominado por el capitalismo de forma jerárquica estableciendo una dictadura a nivel global que sumía a la mayoría de las poblaciones en la incultura, la represión, el saqueo de los impuestos, el pisoteo de los derechos y la dignidad de las personas…

Como soy un drogadicto empedernido de la lectura y el estudio multimedia y leo las opiniones variadas de diversas fuentes a menudo suelo ir cambiando de opinión sobre las cosas sin ningún tipo de ataduras mentales. La mente debe evolucionar para poder construir y desechar los atavismos trasnochados de los autoadoctrinamientos involuntarios. Mi compañera se sorprende frecuentemente de mis cambios de opinión, a veces radicales, de un año a otro sobre todo en materia política, y antropología. En mi opinión es normal. El sistema borrego político social y reptil actual que domina y gobierna prepotentemente todo el planeta a  veces con banderas rojas, azules, grises, violetas, izquierda, derecha, centro, delante, detrás,… dispersa las mentes en vez de unificar. Debido a ello si quieres entender en profundidad cómo funcionan las entrañas antropológicas de la especie Humana y hallar todas las verdades que desde las cúpulas de poder nos ocultan hay que leer muchísimo durante muchísimo tiempo, tener la mente muy abierta y poseer un espíritu científico-crítico muy ordenado para poder ir procesando minuciosamente todos los pequeños detalles que van pasando por tu mente, es decir, mucha Corteza Prefrontal. Mientras aprendes de la lectura y de tus propias experiencias de la vida, si tienes un gran sentimiento humanista, advierto que puedes volverte loco/a porque cuanto más lees y más te chocas de frente más te das cuenta cómo se comporta la masa borrega y al mismo tiempo cada vez los entiendes menos.

Entre los 10 y los 25 años, aproximadamente, comencé a pensar que los políticos corruptos eran los responsables del estado actual del mundo, que por alguna razón la política ha ido degenerando desde la antigua democracia ateniense debido a invasiones y el control que las religiones y los medios de comunicación ejercen sobre las poblaciones.  Eso es lo que los partidos políticos de izquierda más o menos divulgan. “Lógicamente” en aquellos momentos yo me sentía “de izquierdas”. Sin embargo algo dentro de mí me decía que este puzzle no encajaba del todo. A mi alrededor estaba viendo cómo familiares de sangre se disputan la mísera herencia del abuelo; veía cómo estando yo callado y esperando pacientemente en la cola de Correos o una panadería los mismos de clase obrera como yo se me colaban descaradamente con toda la falta de respeto que eso conlleva; veía cómo un conductor me daba un golpe en mi coche aparcado y éste se daba a la fuga; veía como todos los creyentes se visten de gala para entrar en sus iglesias (iglesias que a mí me obligan a pagarles también aunque no las use); veía cómo padres (sobre todo madres) educaban a sus hijos para pisarle el cuello a sus compañeros de clase o de trabajo para sacar algún beneficio diciéndoles:  – “Anda niño, no seas tonto…”; veía cómo la gente hablaba abiertamente en la calle delante de todo el mundo y sin tapujos de que tiene un amigo en el ayuntamiento que lo ha enchufado: -“Anda, enchufe, eh?” Y el enchufado sonríe orgulloso delante de todos los envidiosos y envidiosas que le observan; veía cómo a la gente con la que yo les hablaba sobre política, sociedad, ciencia, religiones, más allá de comentarles lo bonitos que son los zapatos que se acaba de comprar mi vecina, tenía que hablarle como a los perros, con frases muy cortas y palabras de menos de dos sílabas durante menos de 20 segundos. Si mis frases eran más largas, o decía más de tres o cuatro palabras compuestas en una sola frase o les daba una respuesta que durara más de 20 segundos, yo notaba cómo sus cerebros se les embotaba y comenzaban a mover sus ojos con un brillo raro hacia los lados lentamente, como si todo lo que les contaba les importara menos que un pepino o como si se sintieran señalados con el dedo… A veces he llegado a dudar si muchos pensaban que yo era tonto (no sé si porque no le piso el cuello a nadie y ellos se creen más listos/as por sí hacerlo)… Por todo esto y mucho más (podría poner aquí infinidad de ejemplos de pequeños detalles cotidianos antropológicos) no me encajaba el mencionado puzzle. Era como si me faltaran piezas o hubiera construido ese puzzle con las piezas de otro puzzle que no eran las suyas.

A partir de los 25 años más o menos fui responsabilizando de la culpa del sistema político-social actual hacia un grupo cada vez más reducido de personas. Me di cuenta que los políticos del mundo, por supuesto la aplastante mayoría corruptos cuya misión primordial es la de estafar a los ciudadanos y saquearlos, son “simples” títeres de la banca y las multinacionales.

Hace tres años y pico, con los inicios de la mal llamada “crisis económica y financiera mundial” empecé a leer economía y a seguir a través de YouTube y periódicos a muchos economistas. El estudio de la Economía me daba asco por su asociación actual al capitalismo. Pero me he dado cuenta que realmente es mucho más profundo que lo que yo creía. Desde mi punto de vista de hoy, febrero de 2012 es una ciencia antropológica por su índole social, filosófica, política y matemática. Me he dado cuenta que hay una Élite mundial que está por encima de los bancos comerciales, los políticos e incluso por encima de las multinacionales y los propios Estados y que se ubican en el vértice superior de la pirámide social. En Twitter los definimos como el 1% de la población mundial, los cuales serían, las familias adueñadas de la Reserva Federal de EE.UU. , una entidad privada que fabrica todo el dinero que le da la gana de la nada y que lo utilizan para sí mismos todo cuanto quieran y para comprar a la clase política, todos los medios de comunicación, multinacionales, principales bancos centrales del mundo, bonos de los Estados, etc. a ellos se suman todos sus amigos y sus perros lacayos bien pagados con dinero falso legalizado. Han creado un sistema global inundado de dinero sin el respaldo de la fuerza de trabajo sino basado en la deuda. De hecho actualmente existe en el mundo muchísima más deuda que dinero en circulación. Han inflacionado la deuda mundial a posta para adueñarse de todas las propiedades de la gente y de todo el suelo y propiedades públicas y privadas de los más débiles. se trata de un acto criminal a gran escala perfectamente orquestado y previamente diseñado muchos años antes. Por supuesto tienen a su disposición a jueces y policías del mundo que sirven a la Élite para perpetuar su saqueo planetario y globalización de la esclavitud.

Todo esto se lo cuento a la gente de la calle y a mis familiares y amigos, que tenemos que movilizarnos y derrocar este sistema corrupto y explotador que va a más. Me sigo sorprendiendo cómo todos me dicen que deje de calentarme tanto la cabeza con todo eso, que me preocupe más de mí y de mi familia, que voy a volverme loco, que no se puede cambiar nada o muy poco, que a los buenos los quitan de en medio, que es mejor para mí… A pesar de que llevo oyendo cómo me dice todo el mundo eso mismo, siempre me sorprendo y no lo entiendo, incluso me siento ofendido y no les entiendo porque lo que verdaderamente importa no soy yo sino el conjunto. El trabajo en equipo es lo que nos hizo sobrevivir como especie en los últimos 200.000 años con los primeros Sapiens pudiendo afrontar varios fuertes glaciaciones. Los Neandertales que trabajaban menos en grupo e iban más a lo suyo se extinguieron.

Para construir y enviar una nave espacial a la Luna, Marte o la Estación Espacial Internacional no se puede realizar con la mente de una sola persona por muy brillante que ésta sea. Se necesitan una cantidad de conocimientos de física, química, geofísica, matemáticas, electrónica, ingeniería, informática, programación, mecánica, tecnología, etc tan enormes que una persona sola no tendría tiempo en toda su vida para estudiar todas esas materias en profundidad y mucho menos de diseñar y construir todas las piezas de la nave y su instrumental. El problema de la superpoblación mundial se soluciona saliendo de nuestra cuna la Tierra y hacer otros planetas habitables para nosotros. Para ello es necesario sumar nuestras mentes para construir o nos extinguiremos mucho más rápido de lo que creemos. La Naturaleza es fascista. Siempre asesina a los menos inteligentes y/o menos dotados físicamente.

SEGUNDA PARTE

En el momento de escribir este ensayo es febrero de 2012. Tengo 41 años.  Hace unos meses me he dado cuenta que la Élite mundial que gobiernan el mundo en las sombras desde la parte más superior de la pirámide social no son los auténticos responsables de lo que sucede en el mundo. Ellos son un grupo muy reducido que apenas suman unas cuantas mentes. Los verdaderos culpables son el 99% de la población mundial. Cada vez que a alguien se le embota la mente con sólo hablarle durante 20 segundos de política, o de ciencia, o de antropología, o de historia, o de economía… firma pertenecer a la gran Masa Borrega. Cada vez que alguien hace lo posible para perpetuar este sistema desigual, despótico, criminal y corrupto, por ejemplo instando a los demás a que deleguen su poder en otros votando a partidos políticos, presidentes de comunidades, comités, etc, firma pertenecer a la Masa Borrega.

El daño que la Masa Borrega hace a la especie Humana y restos de animales, plantas y ecosistemas es devastador. La Masa Borrega produce una enorme cantidad de productos industriales inútiles y la mayor cantidad de trabajo que dedican sólo sirve para contaminar más y construir un sistema social robótico. Los productos cada vez son de peor calidad y dejan de ser funcionales mucho antes. Antes yo me compraba dos pares de zapatos cada dos años. Ahora tengo que comprarme cuatro pares de zapatos cada año porque se rompen antes, y eso que apenas me muevo.  Por tanto se usan más recursos para producir más para vender más y robarnos más los unos a los otros. Los comunistas dirán que eso es el capitalismo. Eso creí yo. Pero te encuentras que la mayoría de la gente acepta puestos políticos desde los que roba, conspiran contra sus compañeros de trabajo, ejercen su prepotencia desde su puesto de funcionario, estafa a sus propios familiares, montan empresas en las que unos se arruinan pero los que les va bien generalmente explotan y mal pagan a sus trabajadores, se arrastran ciegamente a los líderes, son territoriales, creen en dioses que les perdonan sus fechorías constantes aquí en la Tierra, se dejan apalear por la policía y dejan que la policía apalee a sus hijos bajo la excusa de que son pacíficos cuando en realidad lo que tienen es mucho miedo, miedo a sí mismos y miedo a que su grupo de reivindicación no vayan todos a una… Cuando las cosas les van mal prácticamente lo que hacen es llorar, gemir, hacer pancartas, manos blancas y piden a los demás que hagan lo mismo… pero de enfrentarse directamente al sistema y derrocarlo nada de nada, porque eso supondría derrocarse a ellos mismos, derrocar sus miedos, sus mentiras, su instinto de seguimiento ciego a líderes, su instinto territorial, sus ansias de poder… en definitiva enfrentarse así mismos para dejar de pensar en el Más Allá para comenzar a construir el Más Acá en serio.

El 15M es un movimiento “aparentemente” espontáneo culto en el que yo participo en manifestaciones y en las redes sociales apoyándolo. Sin embargo, aunque estoy de acuerdo con casi todas las decisiones que democráticamente hemos ido adoptando de forma asamblearia, casi me quedo solo cuando digo que el 15M confunde el pacifismo con el sadomasaquismo. Yo entiendo por sadomaquismo por levantar manos blancas con el famoso lema:  -“Estas son nuestras armas” para a continuación dejarse apalear y arrastrar por los antidisturbios de la Policía Nacional. ¿Alguien ha pensado qué educación le estamos dando a las siguientes generaciones? ¿Les estamos diciendo que cuando las cosas van mal hay que dejarse humillarse y agachar la cabeza aceptando los palos del sistema mientras los políticos se suben el sueldo una y otra vez y robar en nuestras narices? Había una frase de Carlos Marx que tenía la razón desde mi punto de vista: “El obrero está siempre más falto de respeto que de pan”. Por tanto es incomprensible que el 15M no se haga respetar ante la policía y la clase política lacaya de la Élite.

Creo haber detectado a un número reducido de personas a través de internet que tienen puntos de vista muy parecidos al mío. Son menos del 4%. De hecho creo que un 4% es mucho, pero pongo esta proporción simbólica. Ojalá seamos más. Éstos somos el 4% base más inmediata de la pirámide social, como se muestra en la siguiente figura:

1% ÉLITE: Son los que toman las decisiones económicas y sociales de todo el mundo. Deciden además quienes viven y quiénes no viven, como viven, quién come y quiénes no comen y qué es lo que comen. Deciden cuáles son los sistemas políticos se implementan, se derrocan, los que deciden quiénes serán los próximos presidentes de gobierno de la mayoría de países del mundo y quiénes son los que hay que asesinar porque son un estorbo para sus intereses. Son los dueños de la Reserva Federal, un organismo privado en EE.UU. el cual fabrica de la nada todo el dinero que les place para sobornar a todos los políticos del mundo, medios de comunicación y multinacionales de la energía, alimentación e instituciones religiosas. Son los que fabrican las guerras y son dueños de casi todos los bancos centrales del mundo, FMI y grandes corporaciones financieras y aseguradoras.  Esto es así debido a que toda la masa borrega ha delegado todo su poder ciegamente en esta estructura.

95% MASA BORREGA: Son robots humanos de producción en los que hay analfabetos voluntarios e involuntarios, muchos intelectuales en muchas materias, salvajes, soldados, policías, locos religiosos, sectarios, políticos, mayoría de abogados, jueces, profesores, psicólogos y psiquiatras todos ellos lacayos del capitalismo… Hay también muchos borregos con dos carreras universitarias que dicen que no se puede hacer nada contra el 1% y que incluso te insultan llamándote terrorista o guarro apestoso por no pensar como ellos. Tienen por costumbre conspirar entre ellos, pisarse el cuello unos a otros, nombrar a líderes entre ellos, votarse entre ellos a cambio de algún favor, suelen arrodillarse ante crucifijos, maderos, candelabros, figuras y otros objetos. Se arrastran como babosas a sus líderes. Se matan entre ellos en nombre de sus respectivos territorios cambiantes. Maltratan o asesinan a sus hijos, los venden, los torturan, los prostituyen; se insultan continuamente entre ellos por cuestiones territoriales, de dinero, de sexo o religión, trafican con drogas, armas, órganos humanos, animales en vía de extinción, niños y cuerpos de mujeres para prostituirlas. Maltratan a los animales, obedecen ciegamente a sus jefes, se visten de nazarenos, se meten a políticos para trincar, se matan por una herencia… Su misión en este mundo es consumir oxígeno, devorarlo todo, ensuciarlo todo, destruirlo todo, esclavizarse unos a otros, jerarquizarse, vivir siempre arrodillados, sobreexplotar innecesariamente los recursos naturales, no pensar y reproducirse como los conejos. Son los principales opresores del 4%.

4% SAPIENS PREFRONTAL: He tenido que inventar un nombre para nosotros. Me ha parecido bueno ya que los lóbulos prefrontales de la corteza cerebral en los Sapiens que se haya justo detrás de la frente es la parte de la evolución más reciente del Neocórtex, responsable del pensamiento detallado, preciso, mayor coordinación y gestión del pensamiento y la inteligencia. Este 4% no necesariamente tenemos que tener carrera universitaria capitalista, ni ser superdotados intelectuales. Incluso el más analfabeto puede formar parte de este grupo por la claridad con la que ve las cosas, aunque tener cultura real sería una buena ventaja, indudablemente. Este grupo nos caracteriza cuatro elementos fundamentales: 1) Profundo sentimiento humanista y colectivo; 2) No nos arrastramos ante nada ni nadie, ni tenemos líderes (aunque sí admiración por ciertas personas; 3) Un espíritu de lucha mayor que el protagonista de las películas BraveHearth y Gladiator juntos; 4) Gran creatividad. Nosotros nos importa más el equipo, no nosotros mismos. Esta frase la entienden muy pocos. Los que no la entienden me llaman ingenuo, en el mejor de los casos. Nosotros no somos los que construimos las naves espaciales, que también; nosotros somos ya hace tiempo que hemos poblado Marte, la Luna, Titán y los sistemas estelares Sirio y Alfa Centauri. Mientras tanto la masa borrega sigue ahí, depredando, no dejándonos ni siquiera el 4% del espacio terrestre libre de sus garras para que unos cuantos como nosotros, que sí creemos sí se puede cambiar todo y cómo hacerlo, los que tenemos que soportar esa losa colosal sobre nuestro lomo de la Masa Borrega que no nos deja ejercer nuestra labor de maestros como en la antigua Atenas, somos las principales víctimas de esta sociedad globalizada y prepotente, lo más débiles. La Masa Borrega se haya por todas partes donde vamos. Nos tiene sitiados. Nos miran como bichos raros. No nos dejan desarrollarnos como personas. No son capaces de entender más de tres frases seguidas que les decimos. Vivimos en un mundo muy hostil donde la mayoría campa a sus anchas.

Como habéis podido daros cuenta, mi pirámide social es en buena parte distinta de las otras que habéis visto. El 1% de la Élite tiene el “ojo que todo lo ve” que aparece en el billete de Dólar estadounidense. El 4% también tiene un ojo pero desde “otro punto de vista”. Esencialmente vemos las mismas cosas que la Élite a groso modo más algunos detalles, pero ellos son la centralización del mal y el poder descontrolado en su máxima potencia. Nosotros, los Sapiens Prefrontales nuestro único poder son nuestras mentes y nuestras palabras para quienes las entiendan, y somos la esperanza de supervivencia de la especie Humana, los que soportamos todo el peso de la pirámide social, la auténtica luz que ilumina a la Humanidad.

TERCERA PARTE

A principios de la última gran glaciación los Homo Sapiens comenzamos a trabajar en grupo más que nunca. Nos dimos cuenta que compartiendo trabajo y conocimientos sobrevivíamos más y mejor. Cuando alguno enfermaba otros le cuidaban hasta que se recuperaba y de nuevo volviese a ser “rentable” para el resto del grupo. Desde entonces hemos ido creciendo en población. Con la creación de sociedades cada vez más gente se ha ido beneficiando de otras, sobre todo con la llegada de las herramientas, la manufactura y luego la industria. A primeros del Siglo XX en EE.UU. se necesitaba un 99% de trabajadores del campo para la siembra y recolecta de las cosechas. Hoy en día sólo se necesita el 1% de trabajadores. El resto del trabajo lo hacen máquinas.

Con la emisión de crédito y el boom de población para crear más y más consumidores las grandes empresas ya no requieren de mucha mano de obra para enriquecerse ya que la mayoría del trabajo lo realizan los robots. Una vez que la Élite ha decidido la fecha para dar el frenazo en seco provocando la crisis económica y financiera global, por tanto un frenazo al crecimiento desmesurado de superproducción, ahora se ve cuál es la cantidad real de trabajadores que se necesita. Hasta justo antes de esta “crisis” los servicios y ayudas sociales salvaban a mucha gente de la miseria, el hambre y la muerte. Ahora también con los recortes salvajes van literalmente a asesinar a muchísimos miles de personas hasta el punto que el canibalismo volverá a ponerse de moda en muchos lugares junto a un aumento de la delincuencia nunca vistos. Ahora todos los parados son, según la Élite, estómagos inservibles.

Pero a lo que voy: Los científicos han descubierto que la masa encefálica de los Sapiens actuales se ha reducido un 10% desde hace 30.000 años (ver este artículo de la revista Muy Interesante titulado “El cerebro humano está encogiendo“).  Osea, que ahora somos probablemente más tontos. Hay varias hipótesis por qué ha ocurrido esto. Una de ellas dice:

“Con la emergencia de sociedades más complejas, el cerebro humano se ha empequeñecido porque los individuos ya no necesitan ser tan inteligentes para sobrevivir; los demás los ayudan

Yo tengo una hipótesis personal. Es un tanto parecida pero en realidad distinta:

“Con la emergencia de sociedades más complejas, el cerebro humano se ha empequeñecido porque muchos individuos vagos que vivían del trabajo de los demás y de la creatividad de los demás y que por procesos naturales debieron haber muerto de hambre o calamidad los demás les han venido ayudando y cruzándose genéticamente con ellos haciendo transformando al Homo Sapiens actual en un homínido más tonto, más agresivo, más sumiso y conformista, mucho menos luchador para modificar convenientemente su entorno.

Un cambio nada menos que del 10% en el cerebro en sólo 30.000 años demuestra que el código genético evoluciona a pasos agigantados y no en millones de años, como cuentan los embusteros de los profesores en las escuelas occidentales. No es de extrañar que las realezas y muchos poderosos del mundo como tradición hayan venido cruzando entre ellos para mantener la estirpe. Me pregunto si los obreros (la clase esclava) que ha venido cruzándose sólo entre ellos desde hace miles de años cuando les hable de política durante más de 20 segundos seguidos y se les empiezan a mover los ojos hacia un lado y otro tienen ya genes de esclavos, como sucede con las hormigas obreras que sólo quieren ser obreras. Me apuesto algo a que hay algo de cierto en eso. Si eso fuera así la Masa Borrega tendría alguna disculpa. Lo malo es que si seguimos salvando a quienes se niegan a pensar estaremos condenados a una reducción de cerebro cada vez mayor y desaparemos como especie. Pero claro, a la Masa Borrega ¡qué puede importarle si la Humanidad sobrevive o no dentro de 500 años! Mientras ellos y sus hijos vivan, todo lo demás les importa un pepino.

Para arreglar este defecto genético acumulativo que venimos arrastrando desde hace 30.000 años habría que obligar a todos los ciudadanos de una misma comunidad a ponerse al mismo nivel intelectual. Es decir, ser analfabeto debería ser un delito grave el cual se condenaría a trabajos intelectuales gratuitos o expulsión de la comunidad. Quienes elijan ser expulsados de la comunidad o irse voluntariamente podrán hacerlo. Y que los borregos mentales se crucen entre ellos y se extingan ellos si así lo quieren. El resto tenemos mucho de lo que preocuparnos para poblar Marte, la Luna y Titán, como poco.

Hay quienes rápidamente me acusarán de nazi o chorradas parecidas, acusaciones típicas de la Masa Borrega sometida a los lavados de cerebro por parte de los Mass Media sionistas, profesores semianalfabetos lacayos del capitalismo y los curas que les dicen que “todos somos iguales ante Dios”. Pero con que me entienda el 4% de los que lean este ensayo me sentiré feliz.

En nombre del 4% exijo que la Masa Borrega nos devuelva el 4% del espacio y recursos naturales del planeta para que nosotros gestiones ese 4%. Todos tenemos por Ley natural derecho a un hábitat para vivir y alimentarnos. No queremos seguir siendo esclavos del 95%.

“Creo en el Dios de Spinoza, que nos revela una armonía de todos los seres vivos. No creo en un Dios que se ocupe del destino y las acciones de los seres humanos.” -Alber Einstein

7 comentarios

Archivado bajo Contenidos, Sistema electoral corrupto

El uso de 1 sólo planeta con recursos limitados el derecho a la vida es algo que hay que ganárselo todos los días.

Si encima gestionamos mal los recursos naturales y de fuerza de trabajo físico e intelectual estamos abocados a nuestra propia extinción… a no ser que salgamos fuera de la Tierra y poblemos otros planetas. El Cosmos nos espera pacientemente ofreciéndonos recursos naturales infinitos. Sólo necesitamos mejorar nuestros sistemas sociales de manera que podamos unir todas nuestras mentes mucho más eficientemente (pensamiento colectivo) compartiendo nuestros conocimientos y creatividad antes de que sea demasiado tarde.

Deja un comentario

Archivado bajo Mis Tweets en Twitter extendidos